El turismo juega un rol importante en la economía global. En 2019, antes de la pandemia, el turismo contribuía 10% del PIB mundial (Statista, 2021). Sin embargo, también causa daños ambientales y contribuye al cambio climático. En 2013, fue responsable del 8% de las emisiones de invernadero a nivel mundial (Lenzen et al., 2018). De acuerdo a los últimos pronósticos, se espera que en 2030 las emisiones totales relacionadas al transporte lleguen a 1.998 millones de toneladas de CO2, lo cual representa un incremento del 25% desde los niveles de 2016 (UNWTO/ITF, 2019).

Enfocándonos en Bolivia, el turismo promete ser un motor para el crecimiento económico. A pesar de sólo recibir 8,7 millones de dólares de inversión pública entre el 2016 y 2019, la industria del turismo logró generar anualmente en promedio 799 millones de dólares de los turistas extranjeros durante el mismo periodo, posesionándose de esta forma en el cuarto sector exportador más grande (Andersen et al., 2022).

Pero, ¿también promete ser un motor para el desarrollo sostenible? ¿Cuáles son los obstáculos y las ventajas que encara?


Una lección importante de Gambia

Antes de continuar con el caso boliviano, hay una importante lección de Gambia.

Gambia, un pequeño país en el oeste de África, aparentemente ha alcanzado la mejor combinación. A junio de 2022, estaba en entre una lista corta de países que estaban tomando más acciones en línea con el Acuerdo de París (Climate Change Tracker, 2022). Como resultado, sus emisiones de carbono per cápita son uno de los más bajos del mundo (Banco Mundial, 2022). Parte de su éxito se atribuye a su enfoque en el turismo. Gambia tiene una industria de turismo con un crecimiento rápido, que contribuye 20% a su PIB (International Trade Administration, 2020). Además, se ha convertido en un destino importante para eco-turismo. Existen varias reservas ecoturistas que deliberadamente mantienen sus grupos de visita pequeños para evitar impactos dañinos a sus bosques (Euronews, 2013).


Su modelo no es perfecto. Por ejemplo, se ha reportado que en 2008, 80% de su industria era operado por siete compañías internacionales (Mitchell & Faal, 2008) y que las ganancias eran repatriadas. Si las cosas no han cambiado en los últimos años, es difícil ver cómo el turismo puede contribuir al desarrollo sostenible con tantas filtraciones. Sin embargo, lo que se rescata y admira es cómo el gobierno trabaja de forma activa para disminuir la huella de carbono del país y priorizar el turismo sostenible.

Obstáculos en el camino hacia el turismo sostenible en Bolivia

La UNWTO define turismo sostenible como el turismo que “tiene plenamente en cuenta las repercusiones actuales y futuras, económicas, sociales y medioambientales para satisfacer las necesidades de los visitantes, de la industria, del entorno y de las comunidades anfitrionas” (UNWTO, 2021). A pesar de que la Constitución boliviana reconoce al turismo como una actividad económica estratégica y el Plan de Desarrollo Económico y Social 2021-2025 (Ministerio de Planificación del Desarrollo, 2021) pretende promover el eco-turismo, el gobierno no ha mostrado señales de materializar la priorización del sector todavía. De acuerdo al Índice de Competitividad de Viajes y Turismo de 2019, en la categoría de “priorización del gobierno a los viajes y al turismo” obtuvo el puesto 115 de 136 países.

Por lo tanto, uno de los principales obstáculos de desarrollar un turismo sostenible es la falta de involucramiento del gobierno en este sector. Las bajas inversiones públicas en la industria no solo se traducen en una pobre infraestructura y planificación, pero también en menos investigación sobre el tema. Como se observó en Gambia, parte de su éxito es el rol importante del gobierno.

Comprendiendo las ventajas de Bolivia

Actualmente, las emisiones de carbono de la industria de turismo en Bolivia son muy bajas (Lenzen et al., 2018) ya que el desarrollo de dicha industria todavía está en una fase inicial. Existen pocos vuelos internacionales que conectan al país con el resto del mundo. Este aspecto debería ser tomado como una ventaja porque significa que Bolivia todavía puede decidir qué tipo de turismo promoverá. Tiene la oportunidad de implementar políticas que prioricen el turismo basado en la naturaleza y el eco-turismo.

Hay algunas iniciativas que han mostrado que existe potencial. Por ejemplo, un estudio basado en la comunidad indígena Tacana de San Miguel, en la Amazonía boliviana, ha mostrado que el impacto positivo de el eco-turismo comunitario es contingente en el involucramiento de la comunidad en el desarrollo y administración de las actividades (Peredo & Wurzulmann, 2015).

Otras iniciativas indican que el turismo puede simultáneamente promover el desarrollo sostenible, así como la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer. Por ejemplo, Mujer Montaña, un colectivo liderado por mujeres, organiza tours de senderismo que protegen las montañas de daños ambientales y fomentan la preservación del agua (El Deber, 2021). Así que es también importante estudiar cómo el turismo puede empoderar a las mujeres (Medinaceli, 2022).

En conclusión, la industria de turismo en Bolivia es todavía pequeña comparado con otros países vecinos, así que el país básicamente tiene un lienzo blanco donde las mejores formas de turismo que protejan el medio ambiente y promuevan la igualdad de género pueden ser introducidas. Si el gobierno y el sector privado trabajan juntos para priorizar el eco-turismo y el turismo basado en la naturaleza, el país podría  gozar de crecimiento económico y desarrollo sostenible.

References

Andersen, L. E., Medinaceli, A., & Pacheco, E. (2022). Turismo como Motor de Desarrollo Sostenible e Inclusivo en Género en Bolivia. Boletín de Inteligencia Turística #1. ORBITA. https://orbita.bo/bit/bit01/

Banco Mundial (2022). CO2 emissions (metric tons). World Bank. https://data.worldbank.org/indicator/EN.ATM.CO2E.PC?most_recent_value_desc=false

Climate Action Tracker (2022). Climate Action Tracker. https://climateactiontracker.org/countries/

Euronews (2013). Ecotourism flourishes in The Cambia, a small jewel in West Africa. https://www.euronews.com/next/2013/10/08/ecotourism-flourishes-in-gambia-a-small-jewel-in-west-africa

Lenzen, M., Sun, Y., Faturay, F., Ting, Y., Geschke, A., & Malik, A. (2018). The carbon footprint of global tourism. Nature Climate Change, 8, 522-528. https://www.nature.com/articles/s41558-018-0141-x.epdf?sharing_token=sLG-6zNU8SsSqJdYi4BcwNRgN0jAjWel9jnR3ZoTv0OWchRe3LnakvyDKR-guL4qloEQgdwp_vyK5UVXF3yYT5QciXdcnQ3jNr0zcbijyy3KHhoGnfF7lmWAVjgXqm5YaFbAXBKsEZL0oC11gZbS4qdck-uizTq4TZBTkMoUyHt9nFWMjcHRhYEIOG2hNDf-tYwANkZ1p6BPHvvwg6An1362UewpJioAbCKfJGQaDwpCVIDfg_Db0-Vo4jXowtiIs88Ld45V0uOPEnLwzzaw4HKBKRi9NSMuIXVOJg3qjTY%3D&tracking_referrer=www.theguardian.com

Medinaceli, A. (2022). ¿Puede el turismo contribuir a alcanzar la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres en Bolivia? SDSN Bolivia. https://sdsnbolivia.org/puede-el-turismo-contribuir-a-alcanzar-la-igualdad-de-genero-y-el-empoderamiento-de-las-mujeres-en-bolivia/

Ministerio de Planificación del Desarrollo (2021) Plan de Desarrollo Económico y Social. Ministerio de Planificación del Desarrollo. http://www.planificacion.gob.bo/uploads/PDES_2021-2025a.pdf

Mitchel, J. & Faal, J. (2008). The Gambia Tourist Value Chain and Prospects for Pro-Poor Tourism. ODI. https://cdn.odi.org/media/documents/98_xOrufKq.pdf

Peredo, B. & Wurzelmann, S. (2015). Indigenous Tourism and Social Entrepreneurship in the Bolivian Amazon: Lessons from San Miguel del Bala. The International Indigenous Policy Journal, 6, 4, Art. 5. https://ojs.lib.uwo.ca/index.php/iipj/article/view/7476/6120 

Statista (2021). Share of the total gross domestic product (GDP) generated by travel and tourism worldwide from 2000 to 2021. https://www.statista.com/statistics/1099933/travel-and-tourism-share-of-gdp/

UNWTO & ITF (2019). Transport-related CO2 Emissions of the Tourism Sector – Modelling Results. Madrid: UNWTO. https://www.e-unwto.org/doi/epdf/10.18111/9789284416660

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.